Biofertilizante orgánico

MegaPlus® Fórmula Verde (uso foliar)

MICRO Y MACRONUTRIENTES NANOENCAPSULADOS QUELATADOS DE LIBERACIÓN inmediata

  • Acelera el desarrollo vegetativo
  • Desarrollo radicular
  • Mejora calidad en cosecha
  • Optimiza actividad fotosintética
  • Amarre de flor y fruto
  • Incrementa materia orgánica en suelo
  • Desbloqueo de elementos
  • Vida de anaquel
  • Reduce estrés
Presentación

1, 5 y 20 lts.

Uso específico

Recuperador y Balanceador Nutricional celular en cultivos agronómicos.

Composición estructural

Nano partículas solubles de minerales traza, aminoácidos y proteínas quelatados.

Fórmula:

(cada 100ml contienen)

  • Base Crusta (concentrado orgánico
    con minerales, proteínas y aminoácidos.)
  • Extractos de plancton.
  • Estabilizadores.
  • Vehículo.

Bromatología:

Proteínas (base seca)86% min.
Cenizas7% max.
Humedad8% max.
Biodisponibilidad99.9 %

Propiedades Fisicoquímicas:

  • Líquido oscuro color marrón.
  • Olor y sabor sui géneris.
  • pH no mayora 6.0
CULTIVODOSIS (mi/ha)
suelo/planta
maíz, sorgo, triticali, avena, cebada, trigo y frijol500 a 1000 ml/ha/ciclo
cuando la planta presente follaje suficiente
alfalfas, pastos forrajero caña de azúcar300 a 500 ml/ha después de cada corte
(asperjar en presencia de follaje con cobertura del 20% para cubrir suelo y planta)
cebolla, papa, zanahoria, ajo500 a 800 ml/ha/ciclo
(fraccionados en dos a cuatro aplicaciones durante desarrollo vegetativo)
brocoli, jitomate, chiles, calabazas, pepino, sandía, fresas, berries, arándano, lechuga500 a 800 ml/ha
(fraccionados en aplicaciones semanales o quincenales foliares)
árboles frutales, vid (cítricos, aguacate, mangos, maderables)1000 a 2000 ml/ha/ciclo
(aplicar dosis fraccionada 3 veces al año en follaje)
plántulasTrasplante:
asperjar o sumergir charolas en solución de 3 a 6 ml/litro de agua 2 veces antes de trasplante

Descripción

Los productos Mega Plus contienen aminoácidos y polímeros orgánicos, minerales quelados a proteínas, vitaminas y enzimas en un estado de alta disponibilidad con 100 % de intercambio catiónico. Fueron diseñados conforme a los requerimientos nutrimentales de las células vegetales y nano encapsulados para ser liberados en tiempo y forma según las necesidades nutricionales de la planta. El diseño de las moléculas nutritivas que se encuentran en las nano esferas de los productos que son aplicados al suelo (uso edáfico) pueden trabajar en dos niveles; el primero, alimentando a los organismos de la rizósfera, y el segundo penetrando por las raíces con poco o nulo esfuerzo metabólico.

Recomendaciones de uso:

  • Aplicar en dosis fraccionadas durante el ciclo.
  • Puede aplicarse en sistemas de riego por aspersión o asperjado con medios manuales o mecánicos.
  • No presenta incompatibilidades excepto con herbicidas y preemergentes.
  • En riegos distintos (rodados o aspersión) aplicar asperjado al suelo y a la planta.
  • Dilución para asperjar de 200 a 1200 litros de agua por hectárea.
  • Puede utilizarse para enriquecer sustratos en diluciones hasta de .3 ml/ litro de agua en aspersión.
Aminoácidos
(% del Total)  
Ácido Aspártico 7.9
Ácido Glutámico 6.67
Alanina 5.66
Arginina 4.08
Cisteína 1.4
Fenilanalina 5.65
Glicina 3.15
Histidina 3.91
Isoleucina 2.62
Leucina 8.42
Lisina 5.53
Metionina 1.15
Prolina 3.48
Serina 4.26
Tirosina 2.24
Treonina 4.19
Triptófano 1.85
Valina 5.34

Minerales (mcg)

Cobre (Cu) 4.00
Gadolinio (Gd) 6.20
Plata (Ag) 45.41
Terbio (Tb) 14.63
Zinc (Zn) 894
Disprocio (Dy) 4.20
Oro (Au) 86.25
Radio (Ra) 62.23
Litio (Li) 6.58
Iridio (Ir) 3.5
Berilio (Be) 5.6
Cadmio (Cd) 9.9
Holmio (Ho) 8.91
Indio (In) 1.96
Iterbio (Yb) 5.36
Estaño (Sn) 3.92
Lutecio (Lu) 1.47
Yodo (l) 95.8
Bromo (Br) 5.25
Neptunio (Np) 2.37
Selenio (Se) 7.85
Plutonio (Pu) 3.64
Azufre (So) 1.85
Americio (Am) 7.18
Germanio (Ge) 9.63
Calcio (Ca) 500.52
Cesio (Cs) 8.59
Níquel (Ni) 8.71
Galio (Ga) 2.28
Silicio (Si) 46.86
Fósforo (P) 225.56
Nitrógeno (N) 4%
Astato (At) 9.26
Potasio (K) 700.51
Francio (Fr) 6.58
Bismuto (Bi) 8.95
Actinio (Ac) 6.37
Carbono (C) 410.26
Hierro (Fe) 82,000
Boro (Bo) 30,75
Rodio (Rh) 6.25
Paladio (Pd) 4.10
Cerio (Ce) 4.65
Europio (Eu) 7

Análisis químico

Aminoácidos libres 35,00 g% mínimo
Aminoácidos dímeros, trímeros y péptidos 35,00 g % mínimo
Otros sólidos orgánicos 10,00 g % máximo
Fe+3 0,18 g % mínimo
Cenizas 6,72 g% máximo
Humedad 10,00 g% máximo

COMPORTAMIENTO ÁCIDO BASE

pH (dilución 1:1000 en agua) no menor a 6,0

ANÁLISIS BACTERIOLÓGICO

* Recuento Aeróbicas Mesófilas Totales 0 UFC/g máximo
* Recuento de coliformes totales 0 UFC/g máximo
* Escherichia coli (/25g) ausente
* Salmonella (/25g) ausente

Identificación de riesgos

  • INHALACIÓN PROLONGADA: Irritación leve de las vías respiratorias.
  • CONTACTO CON LA PIEL: Irritación leve.
  • CONTACTO CON LOS OJOS: Irritación leve.
  • INGESTIÓN: La ingestión de pequeñas cantidades de este material, en su presentación concentrada, durante una manipulación normal no suele producir efectos dañinos. La ingestión de grandes cantidades puede provocar náuseas, irritación del tracto gastrointestinal.

Primeros auxilios

  • Tras inhalación: Retírese de la zona contaminada al sujeto, hágasele respirar aire fresco. Quítesele la ropa contaminada. Consúltese a un médico.
  • Tras contacto con la piel: Lávese inmediatamente con mucha agua durante al menos 2 minutos. Quítese la ropa contaminada y los zapatos. Lávelos antes de volver a usarlos.
  • Tras contacto con los ojos: Lavar inmediata y abundantemente bajo agua corriente durante 15 minutos y con los párpados abiertos, busque ayuda médica si la molestia continua.
  • Tras ingestión: Lavar inmediatamente la boca y beber posteriormente abundante agua. No provocar el vómito y consulte a su médico.

Medidas de lucha contra incendios

  • Riesgo de incendios: En principio, no viene condicionado por la presencia del producto.
  • Inflamabilidad: No.
  • Medios de extinción adecuados: Agua pulverizada, las sustancias pulverizadas, el CO2 o las espumas.
  • Medios de extinción no adecuados: Ninguna. Riesgos particulares: Ninguno.
  • Equipo de protección: Guantes y gafas de protección para manejo de solución concentrada.

Medidas durante el derrame accidental

Precauciones individuales
Llévese ropa de protección, botas, guantes y gafas de seguridad.

Precauciones para la protección del medio ambiente
Asegurar limpiar como se especifica. Evite que grandes cantidades tengan contacto con conductos de agua y vegetación. Si se trata de pequeños derrames recupérelo y rehúse como fertilizante. Para el producto contaminado y grandes derrames consulte a las agencias medioambientales o estatales sobre procedimientos de deshecho.

Métodos de limpieza
Ventílese la zona del vertido. Diluír a menos de 100 cc/m3 y viértase al drenaje.

Manipulación y almacenamiento

Manipulación
No tóxico
Evitar el contacto con los ojos, la piel o la ropa. Lavarse después de la manipulación.

Almacenamiento
Conservar los envases o contenedores herméticamente cerrados. Conservar en lugar protegido del sol, a temperatura ambiente.

Controles de exposición / protección personal

Control de exposición
Asegurar una ventilación general cuando se maneja el producto concentrado.

Protección personal
Protección de las vías respiratorias: No es necesaria en condiciones de trabajo normales. Protección de las manos: Guantes de hule o latex cuando se maneja el producto concentrado.
Protección de los ojos: Gafas de seguridad ajustadas al contorno del rostro cuando se maneje en solución concentrada.
Protección cutánea: Ropa convencional.

Propiedades fisico-químicas

Aspecto: Líquido
Color: verde o marrón
Olor: Característico
pH: 9
Punto de ebullición: Más de 100oC. Punto de inflamación: Ininflamable. Autoinflamabilidad: Ininflamable. Límites de explosión: Ininflamable. Propiedades comburentes: No . Presión de vapor: no volátil Densidad: 1,25 gr/cc.
Densidad de vapor: no volátil.

Estabilidad y reactividad

Estabilidad
Estable

Condiciones o materias a evitar
Exposición prolongada a rayos solares y cambios bruscos de temperatura.

Productos de descomposición peligrosos
Ninguno.

Información toxicológica

  • Contacto con los ojos: Irritaciones. No hay daños permanentes si se cura inmediatamente.
  • Contacto con la piel: Irritaciones, desecación y grietas. En caso de contactos prolongados, posibles dermatitis.
  • Ingestión: Náuseas y acidosis.
  • Inhalación: Vapores y nieblas son irritantes leves para la nariz, garganta y mucosas.
  • Efectos cancerígenos: Este producto no está considerado como cancerígeno.
  • Efectos mutágenos: No considerado mutagénico.
  • Efectos crónicos: Ninguno identificado.

Informaciones ecológicas

Referentes al exceso de nitrógeno orgánico en aguas y suelos:
Efectos en el medio ambiente: Elemento nutritivo para organismos en general.
Ecotoxicidad: Ninguna.
Toxicidad acuática: Nula.
Bioacumulación: Nula.

Consideraciones sobre la eliminación

Consultar las disposiciones gubernamentales nacionales, locales y regionales de los nutrientes concentrados antes de proceder a su eliminación.
Los envases o contenedores vacíos pueden ser lavados con agua y jabón y reutilizar sin ninguna restricción.

Información relativa al transporte

Estibar conforme a indicación en embalaje a temperatura ambiente.

Información reglamentaria

Indicación de peligro: Corrosivo.

Naturaleza de los riesgos:

Consejos de prudencia:

  • Evitar el contacto con los ojos y la piel.
  • En caso de contacto con los ojos, lávelos inmediata y abundantemente con agua y consúltese a un especialista.
  • Utilizar guantes de protección e indumentaria apropiada.
  • No ingerir ni dejar al alcance de los niños

Otras informaciones

Los datos indicados corresponden a nuestros conocimientos actuales y representan una garantía de las propiedades. El receptor de nuestro producto debe observar, bajo su responsabilidad, las reglamentaciones y normativas correspondientes.

Modo de empleo

Se recomienda aplicar el producto directo al cuello de la planta para una eficiencia del 100%, bajo dosis y dilución especificada. Sí se requiere el empleo de sistemas de aspersión para fertilización foliar, el producto tendrá una eficiencia del 70% bajo dosis y dilución especificada.

Se puede aplicar con todos los sistemas de riego; nebulización, aspersión, goteo, rodado, etc.

Dósis de Referencia
(solicitar dósis específica)

CultivoDosis totalDiluciónMomento de la aplicación
Hortlizas y verduras1-3 litros/Ha ciclo1 a 3 cc/L de aguaA la siembra
Frutales16 a 20 cc/árbol 2 veces al año1,6 a 2 cc/L de agua50% durante el inicio de la etapa vegetativa y 50% al inicio de la etapa de floración
Cactáceas y suculentas1cc/1 m3 de agua de riego1cc/1 m3 de agua de riegoRiego convencional según necesidad hídrica
Floricultura1cc/1 m3 de agua de riego1cc/1 m3 de agua de riegoRiego convencional según necesidad hídrica
Palmeras hoja fina2cc/1 m3 de agua de riego2cc/1 m3 de agua de riegoRiego convencional según necesidad hídrica
Palmeras hoja ancha5cc/1 m3 de agua de riego5cc/1 m3 de agua de riegoRiego convencional según necesidad hídrica
Pastos y tréboles2 liros/Ha2cc/1 m3 de agua de riegoRiegos fraccionados después de cada corte
Propagación de plántula2-7 cc/m3 de solución nutritiva
5-10 cc/m3 de solución nutritiva
2-7 cc/1 m3 de agua de riegoRiegos fraccionados continuo
Riego cada tercer día
Hidroponia en sustrato sólido inerte2-7 cc/m3 de solución nutritiva
5-10 cc/m3 de solución nutritiva
2-7 cc/1 m3 de agua de riego 5-10 cc/1 m3 de agua de riegoRiegos fraccionados continuo
Riego cada tercer día
Hidroponia sin sustrato2cc/m3 de solución nutritiva2 cc/1 m3 de agua de riegoRiegos continuo

Beneficios esperados durante el tratamiento en agrocultivos

  • Rendimientos superiores al testigo desde un 30%
  • Ahorroenelusodeaguadeun 20%
  • Aumenta la vida de anaquel del producto cosechado
  • Incrementa la calidad del producto
  • Fortalece el sistema inmunológico
  • Mejora las funciones metabólicas
  • Incremento en floración
  • Incremento en brotes nuevos
  • Llenado de fruto precoz
  • Incremento en coloración follaje y fruto
  • Mejor calidad de fruto e incremento en primeras
  • Plantas mas vigorosas
  • Incremento en la formación de raíz
  • Optimización en los procesos de absorción de nutrientes

Fundamento

Para el caso de los Productos Mega Plus para uso foliar, por sus características en composición y en estructura, penetran a la planta vía foliar y se distribuyen en los tejidos produciendo una traslocación de nutrientes, es decir, pueden viajar por el interior de la planta hasta las raíces y salir como exudados por las raíces y alimentar a los habitantes de la rizósfera quienes nuevamente los reintegrarán a la planta de forma disponible.

Como ejemplo, del modo de acción de los productos de la Línea Mega Plus, en la solubilización de fósforo y nitrógeno, y la razón que explica el incremento de contenido de fósforo en los cultivos vegetales que son sometidos a tratamiento de Mega Plus además del incremento en la biomasa resultante al final del cultivo, se debe a que los productos Mega Plus se diseñaron con la combinación de nutrientes y la conformación física de las nano esferas específicas para fortalecer la rizósfera.

La rizósfera es el espacio físico donde se encuentran las raíces y habitan los microorganismos como bacterias, hongos y protozoarios que interactúan con los sustratos propios del suelo y los nutrientes que, a través de múltiples procesos metabólicos, transforman las substancias no disponibles para las plantas en substancias disponibles.

El fósforo después del nitrógeno, es el nutriente inorgánico más requerido por plantas y microorganismos y además, en el suelo es el factor limitante del desarrollo vegetal a pesar de ser abundante tanto en formas inorgánicas como orgánicas.

Las plantas deben absorberlo del suelo, donde se encuentra en muy baja concentración, normalmente en niveles que varían entre 5 y 30 mg kg-1. Estos índices bajos del nutriente se deben a que el fósforo soluble reacciona con iones como el calcio, el hierro o el aluminio que provocan su precipitación o fijación, disminuyendo su disponibilidad para los vegetales. Los fosfatos inorgánicos aplicados como fertilizantes químicos también son inmovilizados en el suelo y como consecuencia no son solubles para ser aprovechados por los cultivos.

Quelatos
La quelatación es la habilidad de un compuesto químico para formar una estructura en anillo con un ion metálico resultando en un compuesto con propiedades químicas diferentes a las del metal original. (El quelante impide que el metal siga sus reacciones químicas normales).

Los iones metálicos existen en solución en una forma altamente hidratada; esto es rodeados por moléculas de agua. Por ejemplo los iones de Cobre (+2) están hidratados con cuatro moléculas de agua. Otros metales pueden tener mas o menos moléculas de agua rodeándolos. Al reemplazo de estas moléculas de agua por una molécula de un agente quelante formando una estructura compleja en anillo se le llama quelatación. A la molécula que reemplaza el agua se la llama “Ligando”.

Se puede formar solo un anillo o se pueden formar varios anillos dependiendo del número de coordinación del metal. El número de coordinación corresponde al número de sitios del ligando que pueden formar uniones de coordinación. Un ligando con 2 sitios se llama bidentado, un ligando con 4 sitios se llama tridentado y así sucesivamente.

La quelatación puede resultar en un compuesto que sea una de dos, o soluble o insoluble en agua. La formación de quelatos estables solubles en agua se llama secuestración. Los términos quelatación y secuestración estan relacionados pero no son idénticos.

El Hierro quelatado en el espacio extracelular esta en equilibrio con el Hierro libre. El efecto del Acido Cítrico/Glucónico es quelatar la mayoría del Hierro mientras que permite que una pequeña proporción esté libre. El Hierro libre es asimilado por las células del mesófilo. La cantidad de Hierro que permanece en solución disminuye causando un desplazamiento del equilibrio para poner mas Hierro en solución. Así, el sistema de equilibrio del quelato controla la liberación de Fe, resultando en una asimilación gradual y sostenida.

Cuando en un sistema hay mas de un metal presente, se formará primero el quelato cuya constante de estabilidad sea mas grande o, dicho de otra manera, el metal con dicha constante desplazará a los metales con una constante de estabilidad menor. Un ejemplo de esto es la adición de Hierro a un quelato de Citrato de Cobre soluble. Esto resultará en la disolución del Hierro y en la precipitación del Cobre

Este fertilizante orgánico fitocompatible universal tiene las siguientes características.

A. Para uso edáfico

  1. Para que el elemento no se precipite en el suelo.
  2. Para que el elemento de interés sea mas asimilable
    por la planta.
  3. Para poder agregar una dosis muy grande sin que sea fitotóxico.

B. Para Uso Foliar

  1. Para poder agregar una dosis relativamente grande sin que sea fitotóxico.
  2. Para que no se precipite en el medio extracelular.

Para los compuestos de Calcio y Magnesio, la solubilidad de las sales mas insolubles como el Hidróxido, el Carbonato y el Sulfato, es lo suficientemente alta y no requieren ser quelatados para mantenerse en solución por este concepto.

Por el contrario la solubilidad de los compuestos formados por el Hierro, el Manganeso, el Cobre y en menor extensión el Zinc es bastante inferior, requiriéndose en estos casos la ayuda de la quelatación para mantenerlos en solución en una concentración aceptable.

Quelatación del Hierro
Los micronutrientes Hierro, y en menor extensión Zinc, Manganeso y Cobre son relativamente insolubles en las soluciones nutritivas en contacto con el suelo cuando se ponen como las sales inorgánicas mas comunes, v. gr. Sulfato, Nitrato y Cloruro. Tienden a precipitarse bajo la forma de Hidróxido u otro tipo de óxidos con productos de Solubilidad extremadamente bajos.

Debido a la insolubilidad de los compuestos que se forman cuando este elemento se ponen al suelo en forma de sales simples, es necesario agregarlo en forma de quelatos.

Cuando una sal de Hierro cualquiera que sea se encuentra en contacto con el Oxígeno del aire, tiende a oxidarse a Hierro +3 y este en contacto con un medio de pH neutro tiende a precipitarse como Hidróxido Férrico extremadamente insoluble.

La deficiencia de Hierro caracterizada por la falta de Clorofila (Clorosis) es un problema amplio y mundial en suelos calcáreos así como sobreencalados. Se encuentra tanto en monocotiledóneas (principalmente pastos) como en dicotiledóneas.

Nutrición vegetal
El aire, con su aporte de oxígeno y gas carbónico y las sales minerales en solución en el agua del suelo, constituyen el alimento necesario para la planta. Las sales minerales, tan importantes para la planta, proceden de las reservas orgánicas del suelo o bien de su aporte al suelo en forma de fertilizantes.

Con los elementos minerales de los vegetales podemos hacer una primera división en función del porcentaje con que forman parte de la materia seca vegetal., así podemos distinguir entre dos categorías:

Se consideran 12 elementos que constituyen el 99% de la materia seca vegetal, entre ellos destacamos:

Carbono, Oxígeno, Calcio, Hidrógeno. Nitrógeno, Azufre, Fósforo, Potasio, Magnesio…

A su vez, dentro de los que se aportan con los fertilizantes, se pueden establecer otras dos categorías vegetal, así podemos distinguir entre:

1.- Macronutrientes elementos primarios. La planta para su correcto desarrollo precisa recibirlos de forma abundante:

Nitrógeno (N), Fósforo (P2O5) y Potasio (K2O)

Nitrógeno
Se encuentra en forma mineral u orgánica. En forma mineral es el alimento básico de la planta.

El nitrógeno combinado se acumula en el suelo bajo forma de humus orgánico. Este nitrógeno es mineralizado progresivamente por bacterias (1-2% al año) para convertirse finalmente en nitrógeno nítrico.

El nitrógeno ureico (orgánico) es una forma no asimilable directamente por la planta. En condiciones de humedad, temperatura y mediante la enzima ureasa se transforma rápidamente en nitrógeno amoniacal.

El nitrógeno amoniacal es el resultado de la primera transformación del nitrógeno orgánico. Esta forma del nitrógeno es soluble en agua y queda retenido por el poder absorbente del suelo. Es una forma transitoria, que se transforma en nitrógeno nítrico. Este proceso consta de dos partes:

Nitrificación: al amoniaco es oxidado a nitrito por las nitrosobacterias (Nitrosomonas).

Desnitrificación: los nitritos son oxidados a nitratos por las nitrobacterias (Nitrobacter).

El nitrógeno nítrico es la forma en la que la planta absorbe la mayor cantidad de nitrógeno. Es muy soluble en agua y no es retenido por el poder absorbente del suelo, sino que desciende a capas profundas del terreno arrastrado por el agua. Durante este transporte es cuando las raíces deben tomarlo para no perderlo. Si el nitrógeno aportado con los fertilizantes está en esta forma química, gran parte del mismo puede perderse al subsuelo sin que las raíces tengan tiempo para tomarlo.

Es muy importante que se produzca en el suelo toda la cadena de transformación del nitrógeno. Esta se consigue de forma natural en un corto espacio de tiempo y asegura un suministro “controlado” del nutriente sin pérdidas importantes del mismo por lixiviación con el consiguiente beneficio para la planta y el medio ambiente.

El nitrógeno sirve de partida a la planta para la síntesis de proteínas, enzimas y vitaminas de sus tejidos por esto hay estados vegetativos en los que la planta tiene una elevada necesidad de nitrógeno: durante el crecimiento activo para formar raíces, órganos reproductores, fecundación, etc. En cultivos como el del maíz el rendimiento y la calidad dependen del contenido en proteínas, es decir, del nitrógeno.

También ejerce una acción de choque sobre la vegetación y es el factor que determina los rendimientos por lo que constituye la base del abonado.

Una planta bien provista de nitrógeno brota pronto y adquiere un gran desarrollo de hojas y tallos tomando un color verde oscuro por la gran cantidad de clorofila.

La insuficiente nutrición de la planta en nitrógeno se manifiesta, en primer lugar con:

  • Vegetación raquítica.
  • Maduración acelerada con frutos pequeños y de poca calidad causada por la inhibición de formación de carbohidratos.
  • Hojas de color verde amarillento.
  • Caída prematura de las hojas en el otoño.
  • Disminución del rendimiento.

El exceso de nutrición de la planta en nitrógeno produce una vegetación excesiva que conlleva algunos inconvenientes como pueden ser:

Retraso en la maduración: la planta continúa desarrollándose pero tarda en madurar. Así, en el girasol, se produce un crecimiento excesivo de la planta en perjuicio de la producción de semillas.

Mayor sensibilidad a enfermedades: los tejidos permanecen verdes y tiernos más tiempo, siendo más vulnerables.

Tendencia de los cereales a encamarse porque las cañas son menos rígidas y más altas.

Fósforo
El origen fundamental del fósforo son los yacimientos de fosfatos naturales (fosfato tricálcico (Ca3(PO4)2)). El fosfato natural debe ser atacado con ácidos como el sulfúrico para lograr que sea soluble y por tanto disponible para las plantas. Si este tratamiento previo no se realiza completa y adecuadamente, el fósforo no tratado, no podrá ser tomado por las plantas y permanecerá en el suelo por tiempo indefinido.

El fósforo es un componente esencial en los vegetales que interviene activamente en la mayor parte de las reacciones bioquímicas de la planta: respiración, síntesis y descomposición de glúcidos, síntesis de proteínas, etc.

Función del fósforo en la planta:

Transferencias de energía: Los iones fosfóricos son capaces de recibir energía luminosa captada por la clorofila y transportarla a través de la planta en forma de ADP (adenosin difosfatos) y ATP (adenosin trifosfatos).

  • Factor de crecimiento: El fósforo es muy importante porque influye fuertemente en el desarrollo de las raíces de la planta.
  • Factor de precocidad: El fósforo activa el desarrollo inicial y tiende a acortar el ciclo vegetativo, favoreciendo la maduración de los frutos, mejorando su calidad.
  • Factor de resistencia: Este elemento aumenta la resistencia a las condiciones meteorológicas adversas, al encamado (cereales) y en general, a las enfermedades, función que comparte con la potasa. Este factor es de suma importancia para la rentabilidad de los cultivos.
  • Factor de nodulación: El fósforo favorece la nodulación y la actividad de la bacterias nitrofijadoras, por ejemplo en la soja, especialmente cuando no existe un exceso de calcio en el terreno.

Alimentación de la planta por anhídrido fosfórico
La mayor parte del P2O5 que necesitan las plantas lo toman de la solución del suelo, en forma de iones fosfato “fósforo asimilable”, siendo, por tanto, el agronómicamente útil. A este “fósforo asimilable” en los análisis químicos y en la legislación sobre fertilizantes se denomina “fósforo soluble en citrato de amonio neutro y en agua”.

La absorción es muy activa durante el período de máximo crecimiento y se reduce a partir de la floración. El P2O5 se concentra en los órganos de reproducción y en el grano (semilla).

Una alimentación insuficiente en fósforo supondrá:

Retraso del crecimiento, fecundación defectuosa – en girasol, deficiencias en formación y llenado de las semillas -, retraso de la maduración, hojas pequeñas con nervios poco pronunciados y coloración azul-verdosa oscura, desarrollo de un sistema radicular débil, lo que determina en su conjunto una reducción de la cosecha y menor calidad de la misma.

Potasio
El potasio se puede encontrar en diferentes estados naturales:

En la solución del suelo: El potasio que está disuelta en el agua del suelo. La planta se alimenta principalmente a partir de ella.

Sobre el complejo en estado “cambiable”: En esta forma el potasio se encuentra fijada sobre la superficie de las partículas de arcilla y de humus. La potasa de la solución y la del complejo están en equilibrio formando un conjunto que puede utilizar la planta para su alimentación: es la denominada potasio “cambiable” o “asimilable” que es la que incrementamos cuando abonamos.

En el interior de las redes cristalinas de las arcillas: Su intervención en la alimentación vegetal es más difícil, aunque este potasio puede volver de nuevo al exterior de complejo, siendo otra vez asimilable por las plantas.

En la roca madre: En forma de silicatos prácticamente insolubles que por tanto la planta no puede utilizar.

Función del potasio en la planta
Regulador de las funciones de la planta . Situándose en mayor cantidad en zonas activas de crecimiento, fundamentalmente en los tejidos jóvenes. Las fibras esclerenquimatosas poseen más firmeza, mejores tejidos de sostén y por tanto, mayor estabilidad de la planta; fundamental para muchos cultivos, como el maíz, por ejemplo.

Interviene en la fotosíntesis. Con su presencia la potasa favorece la síntesis en la hoja, de los glúcidos o hidratos de carbono, así como el movimiento de estas sustancias y su acumulación en ciertos órganos de reserva. Por esto, las plantas que se cultivan por su reservas de glúcidos (almidón de las patatas, azúcar de la remolacha y de la uva) responden especialmente bien al suministro de abonos ricos en potasio.

Formación de prótidos. En la práctica se observa que existe una interacción entre el nitrógeno y la potasa favoreciendo ambos elementos la formación de proteínas.

Disminuye la transpiración de la planta. La potasa asegura una mayor resistencia de la planta a la sequía. Actúa como osmoregulador, permitiendo un buen aprovechamiento del agua, ya que mantiene la turgencia fisiológica celular imprescindible para el desarrollo de los procesos metabólicos. El potasio permite un equilibrio adecuado entre la respiración, la transpiración y el anabolismo.

Aumenta la resistencia de la planta a las heladas y a las enfermedades criptogámicas. Cuando existen deficiencias de potasa en los cereales se produce una disminución del peso específico. En la remolacha disminuye su contenido en azúcar y en los frutales retarda la maduración. En todos los casos bajan sensiblemente los rendimientos de las cosechas. Cuando existen deficiencias de potasa en los cereales se produce una disminución del peso específico. En la remolacha disminuye su contenido en azúcar y en los frutales retarda la maduración. En todos los casos bajan sensiblemente los rendimientos de las cosechas.

Alimentación de la planta por potasio
Existe un cierto antagonismo entre el potasio y otros elementos, principalmente el calcio y el magnesio. Un encalado excesivo puede entorpecer la absorción de la potasa y de ciertos microelementos.

Una deficiencia de potasio retrasa el crecimiento de la planta, afectando principalmente a las partes que acumulan sustancias de reserva: frutos, semillas, etc., debido a la inhibición de carbohidratos. En la patata, por ejemplo, aumentaría el porcentaje de tubérculos pequeños. En el maíz aparecerían plantas muy sensibles al encamado y al ataque de hongos.

2.- Macronutrientes elementos secundarios. Imprescindibles para la alimentación vegetal y en muchas ocasiones, escasos en los terrenos de cultivo. Si su nivel es insuficiente, el abonado periódico es tan importante como el de cualquier otro macronutriente. Sus deficiencias no suelen presentarse en parcelas aisladas sino en comarcas.

Calcio (CaO), Magnesio (MgO), Sodio (Na2O) y Azufre (SO3)

En su conjunto representan una parte insignificante del peso de la planta, pero son también importantes para las mismas:

Boro (B), Cobre (Cu), Hierro (Fe), Manganeso (Mn), Molibdeno (Mo), zinc (Zn), entre otros.

 

Funciones de los macroelementos secundarios

Calcio
Interviene en el crecimiento celular, absorción de elementos nutritivos, actividad de enzimas, transporte de carbohidratos y proteínas. Es esencial en la estabilidad de las membranas proporcionando mayor consistencia a los tejidos, por ejemplo provoca mayor firmeza en el tallo de la planta. Por otro lado, actúa favoreciendo la estabilidad estructural del suelo, mejorando la porosidad, el laboreo, la nascencia, el riego etc. Se llega incluso a considerar al calcio como un sustituto de la materia orgánica en los suelos pobres en esta.

Un déficit de calcio detiene el crecimiento de la planta y origina clorosis, pérdida de clorofila.

El exceso produce inmovilización de algunos elementos en el suelo, hierro, boro, cinc y manganeso, al encontrarse el calcio como carbonato lo que produce un aumento del pH del suelo que favorece la precipitación de dichos elementos. También puede provocar una inhibición de asimilación de potasio.

Magnesio
Entre sus funciones destacan:

Favorece la formación de proteínas y vitaminas.

Aumenta la resistencia de la planta en medios adversos: frío, sequía enfermedades, etc.

Facilita la fijación de nitrógeno atmosférico en las leguminosas.

Actúa como complemento en todos las enzimas que activan el proceso de fosforilación.

Es un nutriente fundamental para la planta, siendo uno de los constituyentes de la clorofila, jugando un papel prioritario en la fotosíntesis.

El Magnesio inhibe los efectos del NPK.

Se absorbe como Mg2+.

Su déficit provoca la reducción de la fotosíntesis que se traduce en una desaparición de clorofila, y por tanto amarilleo de las hojas y aparición de manchas pardas, siendo las partes viejas las primeras afectadas. Cabe decir que las gramíneas especialmente no son muy susceptibles a las deficiencias de magnesio, sin embargo, por acumularse en órganos de reserva los cultivos de hortalizas, leguminosas y frutales son muy sensibles a la falta de este elemento nutritivo. Los terrenos arenosos suelen tener carencias en este elemento.

Azufre
Desempeña las siguientes funciones:

  • Forma parte de las proteínas como constituyente de los aminoácidos azufrados.
  • Es uno de los compuestos de las enzimas.
  • Actúa como catalizador en los procesos de formación de la clorofila.
  • Se asimila como ión sulfato, SO42-

Dado que interviene en la formación de la clorofila, sus deficiencias se manifiestan en un amarilleo de las hojas, que se traduce en una reducción del desarrollo de la planta.

Micronutrientes

Boro
Entre sus principales funciones en el interior de la planta, cabe destacar:

  • Formación del ARN, que es esencial en el desarrollo de nuevos tejidos.
  • Facilita el transporte de los azucares a través de la pared celular.
  • Regula la formación de la pared celular, favoreciendo su lignificación.

La deficiencia en boro se manifiesta en hojas y tejidos jóvenes que se atrofian y se deforman. En los frutales se agrieta la corteza, aparece gomosis y se malforman los frutos.

Entre los cultivos más sensibles a la falta de boro destacan la remolacha – “mal del corazón”, consiste en la podredumbre del meristemo apical y corona de la raíz -, alfalfa, coliflor y viña, entre otros.

Hierro
Su papel principal es la intervención en las reacciones de oxidación-reducción debido a su capacidad para intercambiar electrones, y como constituyente esencial de varias enzimas. Influye en la formación de la clorofila y en el resto de compuestos que intervienen en la fotosíntesis, respiración, metabolismo del nitrógeno, etc.

Se absorbe como ion ferroso, Fe2+, o asociado a complejos orgánicos en forma de quelatos.

La deficiencia de hierro provoca la clorosis férrica, pérdida de coloración verde de la hoja, poniéndose amarilla pálida y a veces se torna blanca.

Manganeso
Participa en procesos metabólicos importantes de la planta: fotosíntesis, metabolismo de los hidratos de carbono, formación de clorofila, etc. Interviene en los mecanismos de asimilación de nitrógeno de las plantas, actúa como activador de enzimas especialmente aquellos que catalizan las reacciones de oxidación-reducción, descarboxilación e hidrólisis.

Se absorbe como Mn2+.

Un déficit de manganeso disminuye la actividad fotosintética de la planta, poniéndose de manifiesto por la aparición de coloración amarillo-rojiza entre las nerviaciones de las hojas.

Su exceso origina un desequilibrio nutritivo manifestando los mismos síntomas que la deficiencia de hierro.

Zinc
Actúa principalmente como enlace en muchos sistemas enzimáticos entre el enzima y el sustrato. Está relacionado con la asimilación de otros elementos como calcio, fósforo y magnesio. Es vital para la formación de clorofila y hormonas del crecimiento.

La carencia de zinc provoca anormalidades en el desarrollo de la planta: las hojas se alargan y los entrenudos se acortan, al tiempo que las hojas tienden a formar rosetas, amarillean entre los nervios. Las plantas más afectadas por este déficit son los cítricos y el maíz.

Evidencias científicas en campo
Tratamientos de bioestimulación orgánica en forrajes